Adiestramiento Canino Bichon Maltes

Adiestramiento Bichón Maltes “Millow”

Adiestramiento Bichon Maltes “Millow”

Es  un Bichón Maltes de 2 años y medio, que cuando nos lo trajeron sus propietarios, presentaba miedos  agresividad, sobre todo en los momentos cuando paseaba por sitios transitados.
No acudía cuando se le llamaba, tiraba mucho de la correa en los paseos y se iba comiendo del suelo todo lo que se iba encontrando, con el consabido riesgo , cuando se quedaba solo en casa mostraba síntomas de ansiedad por separación  y no paraba de ladrar con la consabida molestia para los vecinos.
Se les propuso realizar en nuestra escuela junto con los propietarios un curso de 10 lecciones en el que se le enseñaría una obediencia básica en positivo para que pudieran tener un control sobre Millow, se le centrase para eliminar la ansiedad por separación,  y trabajásemos el problema de los miedos, ladridos  y desconfianza que tenía, igualmente se trabajo el anti envenenamiento con él, de forma que únicamente comiese de su plato o de la mano de sus dueños.
A sus propietarios les parecía imposible que en tan solo 10 lecciones el perro pudiese cambiar y corregir tal cantidad de malos hábitos, pero pudieron comprobar que el cambio en Millow se realizó como en tantas otras mascotas caninas educadas en MallorCan.
Os añado debajo el comentario que los propietarios han puesto en nuestra web sobre el adiestramiento de Millow y su paso por MallorCan.

Adiestramiento Bichon Maltes – Millow from Escuela Canina Mallorcan on Vimeo.

Montse

6 octubre, 2016 at 20:35

Fuimos a Mallorcan porque nuestro Maltés tiraba de la correa durante el paseo, no obedecía las órdenes, tenía ansiedad por separación y porque nos interesaba mucho que aprendiera a no comer nada en la calle para prevenir el envenenamiento dado que hay tanto depravado por ahí.
Después de examinarle Guillermo le detectó también problemas de inseguridad. Nos recomendó diez lecciones en las que trabajaríamos con él de manera que durante el entrenamiento nos ha ido aleccionando a nosotros para que podamos conocerle mejor y saber cómo modificar esas conductas. Los resultados empezamos a verlos a partir del primer día, ya no tiraba de la correa se paraba cuando nos parábamos y estaba más pendiente de nosotros. En menos de una semana estaba mucho más tranquilo, caminaba con seguridad por la calle y obedecía las órdenes. También se ha solucionado el problema por separación y tenemos mucho más controlado el que no coja nada del suelo, todo ello sin cambiar su personalidad, ya que él es muy dulce y cariñoso.

Leave a Comment